lunes, 3 de marzo de 2008

LIBROS DE PIADAS


Hoy me apetece escribir de una especie casi en extinción en nuestro mundillo, los libros de píadas y de reseñas...

Tradicionalmente, estos libros, ademas de en algun refugio, se encontraban en algunos bares de los pueblos cercanos a zonas de escalada, lugares que eran "punto de encuentro" para muchos escaladores, y estos libros eran el "pulso" que definía la vida de una escuela...en ellos se encontraban las ultimas novedades de una zona, se veían los "piques" entre escaladores, las opiniones sobre las vías y los equipamientos, te enterabas de actividades sorprendentes, disfrutabas de algunos dibujos y reseñas que eran autenticas "obras de arte" (no como esas cosas cutres que hacemos hoy con el photoshop)...

Hoy en día, esta tradición está cayendo cada vez más en desuso. Quizás esta herramienta que manejamos, el dichoso internet, tiene algo de culpa, pero no mas que la propia tendencia de esta actividad nuestra, muy individualista y en la que cada vez se comparten menos cosas... una pena, pues en estos libros se guardaba una buena parte de la tradicion y la historia de nuestra actividad, algo que me parece importante para saber de donde venimos, y hacia donde vamos, y muchos de ellos se han perdido.


Algunos libros, como el que había en el bar de Jaraba, han desaparecido. en el de Morata de Jalon (en el bar La Plaza) casi nadie escribe, y los libros viejos de esta escuela quien sabe donde están...idem de Riglos, cuyos libros de píadas pasaron a ser propiedad de "alguien", y lo mismo ha pasado en alguna otra escuela, cuya historia escrita ha desaparecido...




Por suerte, algunos de estos libros sobreviven con dignidad: en la Fonda Isidro, en Puente de Montañana, podemos sumergirnos en la historia del congosto de Montrebei y alrededores, con mil y una píadas y historias de las escaladas montrebeianas, muchas de ellas de firmas prestigiosas; en el bar Sociedad, en Peñarroya de Tastavins, podemos conocer la historia de la escalada en las Rocas del Masmut, con un libro muy bien conservado y actualizado; en El Ultimo Bucardo (Linas de Broto) se pueden encontrar las reseñas y píadas de Ordesa, muchas de ellas nunca publicadas; en el bar Tolo, en Huesa del Común, hay un pequeño libro de píadas y reseñas de esta pequeña escuela, en el camping El Puente esta el de reseñas de Rodellar, y....no se me ocurren más, si alguien sabe de otros...

En todos estos sitios puedes disfrutar de un buen ambiente y trato (en algunos excelente) . Sin duda, este mundo de blogs y webs tienen sus ventajas, como sustitutos de los libros de píadas: la inmediatez, el poder consultar sin moverte de casa...pero que quereis que os diga, para mi, disfrutar de unas cervezas y unas papas, al final de una jornada vertical, mientras lees y escribes tu píada, sigue teniendo su punto...

12 comentarios:

David dijo...

sin dudarlo, los libros de piadas son una maravilla. Siempre hay alguno que escribe chorradas, pero la mayoria sirven para dar opiniones de las vias, ver que vias se hacen más, comentar la aparición o desaparición de seguros, desprendimientos,...

Lástima que estén en extinción, sin duda, un aplauso por la gente que los recupera (Como Amador en el Ultimo Bucardo para Ordesa en Linás de Broto, o Santi en el Bar la Sociedad para Masmut en Peñarroya.

A veces, cuando lees los viejos libros, es una delicia, mejor que los numeros del Desnivel.

A escribir y darles vida! Como dices, internet es hoy una herramienta, pero no tiene porque matar a estos miticos libros de piadas.

Perdon por la extensión del comentario, pero me he emocionado.

soneman dijo...

¡Absolutamente de acuerdo! Aún quedamos algunos viejos a los que, a pesar de valorar y aprovechar los avances de las nuevas tecnologías, nos sigue pareciendo muy agradable la palabra escrita, el papel amarillento y el cuaderno descuajeringado en el que se convierten al final esos libros de piadas. A pesar de las chorradas que se ponen a veces.... Personalmente, creo que una cosa no quita a la otra. Buen post, Charlie

Pekas dijo...

Me uno a esa admiración y devoción por los libros de piadas...

Todavía hoy en el bar Anna del Bruc se pueden encontrar algunos de esos libros... aunque hoy en día son más recopilación de reseñas que de piadas en sí...

Recuerdo algunos...el del Pic del martell... el de mi club de montaña...
ayyysssssss... qué buenos recuerdos... :-))))))))

elales dijo...

Quizás se ha perdido el heroísmo de otros tiempos o tal vez la gente ya no tiene esa vena artística. Es posible que si se conjugan las dos cosas, nadie cree tener nada memorable que contar ni sepa cómo hacerlo en papel.
O simplemente es que ahora hacemos la actividad en el día y nos vamos cagando leches del lugar donde estamos para contárselo al ordenador. Quién sabe.

Anónimo dijo...

completamente de acuerdo, pero también van a la extinción por el mal humor y poca profesionalidad de los dueños del garito, que invitan a no volver ni para ir al baño en caso de apuro. No hablo en general, sólo de uno en concreto que habeis mencionado y lo poneis como Dios. Menos mal que pronto abriran la nueva carretera y no se pasará por alli.

Anónimo dijo...

Muy buen post! En el bar del cámping de Zuriza también hay un libro de reseñas muy completo que dejó Antonio García Picazo, que supera a su reciente libro de escaladas en el valle de Ansó. En ella están todas las reseñas y novedades de una zona especial con muchas posibilidades.

Auxkin

santi dijo...

A mí también me flipan los libros de piadas, alguno me lo sé casi de memoria ... Yo creo que la tendencia en el tipo de escalada en la que estamos inmersos cada vez más(Deportivísima) no invita mucho a ir a sitios en los que principalmente se recogen otro tipo de aventuras, historias o sensaciones (que una vía deportiva no creo que pueda ofrecer). (A veces he visto ir a ver el libro del Camping en Rodellar para comprobar si antes de publicar la guía de Dani tal vía era un plus más o un plus menos...no para escribir nada) Bueno, también internet supongo tendrá algo que ver pero menos en mi opinión.

Pienso que nosotros tenemos mucho que ver y hacer aún desde nuestro colectivo y más en especial al sector que nos gusta la tapia(además de otras cosas), dando vida a los pocos libros que nos quedan, escribiendo alguna aventurilla, andanza o cualquier cosa que nos parezca. Caña al boli !!
Otros lares sagrados en los que existen aún reductos de estas biblias son el BAR GRAU de Horta de San Juan(Tarragona), con info de todos los Puertos (Ports), el ASTORET en la Pobla(Lérida)con info de Collegats y cercanías. El bar de al lado del Pantano de Terradets tammnién lo tiene en la sala de fumadores, entre el hotel y la cafetería con todo sobre Terradets.
Saludos y a escribir todos !!

Pd. Charlie estoy contigo, una vieta larga sin tapeo y birra final no es lo mismo, y si puedo escribir algo mucho mejor.

charlie dijo...

Ese de Anso tengo ganas de verlo...y de escalar algo por alli este veranito.Recomiendanos alguna vía, anónimo...

Anónimo dijo...

El Valle de Ansó está viviendo una segunda juventud, después de varias aperturas por parte de escaladores navarros en los años 70 que quedaron en el olvido. Con varias visitas de los últimos años de Picazo y escaladores gipuzkoanos del club montañero Urdaburu, le han devuelto el protagonismo perdido, atrayendo a otros aperturistas como C. Ravier, M. Zabalza. Este mismo verano pude ver que el número de rutas sigue aumentando. Aparte de la propia arista del Ezkaurre, la más clásica de todas (mucha trepada y poca escalada), empiezan a ser conocidas rutas como Esminu, Urdaburu, Karmele, la primera aguja de Atxar de Alano, Espíritu del Bosque... las más equipadas y asequibles. Pero en el valle se puede encontrar de todo con mucha aventura... en la página de Inazio hay varias reseñas y en la Pierre Puiseux hay fotografías de parte del libro de reseñas. Un saludo y gracias por el blog.

Auxkin

Enki dijo...

El tipo que ojea un libro de piadas al comienzo del artículo muestra evidentes sintomas de embriaguez.

charlie dijo...

Pues si, la verdad es que es un personaje de cuidado...

Pedro dijo...

El botellín delator no sale en la foto...

Hasta San Juan abstinencia absoluta.